En la lucha por el voto, las redes serán cruciales; y allí, AMLO es el más poderoso… y el más criticado

Entre los aspirantes a la Presidencia cobra importancia las redes sociales, un campo en el que López Obrador destaca con 3.5 millones de seguidores en Twitter y 2.4 millones en Facebook, seguido Meade con 1 millón en Twitter y poco más de 300 mil en Facebook, y Ricardo Anaya con 400 mil en Twitter y 900 mil en Facebook.

El precandidato de Morena, que es la tercera vez que concurre a unas presidenciales, cosecha 55 por ciento de los comentarios en las redes sociales, mientras que Meade y Anaya se quedan en 25 por ciento y 12 por ciento, respectivamente.

La batalla electoral mexicana para el 1 de julio ya está en marcha y uno de los campos donde se juega es el de las redes sociales, donde el izquierdista Andrés Manuel López Obrador parte como el más seguido, activo y conocido, aunque también es el que más comentarios negativos cosecha.

Cerca de 70 millones de mexicanos tienen acceso a internet, de los cuales 60 por ciento creen que está les acerca a los procesos electorales, según el Estudio de Hábitos de Usuarios de Internet en México 2017, que revela que la principal actividad de los internautas es el uso de redes sociales.

Es por ello que entre los aspirantes a la Presidencia cobra importancia este campo, en el que López Obrador destaca con 3.5 millones de seguidores en Twitter y 2.4 millones en Facebook, seguido del oficialista José Antonio Meade con 1 millón en Twitter y poco más de 300.000 en Facebook, y el conservador Ricardo Anaya con 400 mil en Twitter y 900 mil en Facebook.

Aún así, expertos consultados por Efeconsideran que los candidatos no tienen definida una estrategia digital clara, no han innovado en las redes sociales ni buscan una verdadera interacción con los usuarios.

Nota original http://www.sinembargo.mx/26-01-2018/3378235

Anuncios

Cómo tener poder sobre las personas y los hechos

Resulta interesante observar como en la actualidad algunos políticos usan este tipo de estrategias como medio para la obtención del Poder y la manipulación de las personas. La sensación de no tener poder sobre las personas y los hechos puede resultarnos insoportable: cuando nos sentimos desvalidos no sentimos miserablemente mal. Nadie quiere tener poco poder; por el contrario, todos aspiramos a poseer una cuota cada vez mayor. Sin embargo en el mundo en que vivimos en la actualidad, resulta peligroso demostrar demasiadas ansias de poder o actuar abiertamente para obtenerlo. Debemos demostrar los decentes y equitativos. De modo que tenemos que ser muy sutiles, agradables y simpáticos y, al mismo tiempo arteros; democráticos pero engañosos.

Este juego de constante duplicidad se parece muchísimo a las dinámicas del poder que existían en el maquinador mundo de las antiguas cortes aristocráticas. A lo largo de la historia, las Cortes Siempre fueron formándose alrededor de la persona que ejercía el poder: un rey, una reina, un emperador o un líder los cortesanos que componían esa corte se encontraban en una posición particularmente delicada: tenían que servir a sus amos pero sí se mostraban demasiado adoradores cortejaban con demasiada obviedad, los otros integrantes de la corte se volvían contra ellos. Y por lo tanto, los intentos de ganar el favor del amo debían ser muy sutiles. E incluso los más hábiles cortesanos, capaces de tareas utilizas, de bien protegerse de sus pares que intrigaban para desplazarlos.

Entretanto, se suponía que la corte representaba la Cumbre de la civilización y del refinamiento. Se desaprobaba cualquier actitud violenta o abierta que promoviera el poder; los cortesanos trabajaban de manera silenciosa y secreta contra cualquiera que recurrirse a la fuerza. El gran dilema del cortesano siempre fue el de mostrarse como el paradigma mismo de la elegancia y, al mismo tiempo, burlar a sus adversarios y desbaratar los planes de éxitos de la forma más sutil y disimulada posible. El cortesano exitoso aprendía, con el tiempo, a realizar todos sus movimientos en forma indirecta; si le clavan un puñal por la espalda a su contrincante lo hacían con guantes de terciopelo y con las mismas afables de las sonrisas. El lugar de recurrir a la coerción o a la franca traición, el cortesano perfecto lograr sus objetivos a través de la seducción, el Encanto, el engaño y las estrategias más sutiles, planificando siempre sus movimientos por adelantado. La vida en la corte era un juego permanente, que exigía vigilancia constante y agudo pensamiento táctico. Era una guerra civilizada.

Hoy en día encontramos una paradoja similar a la del cortesano del Renacimiento: Todo debe aparecer civilizado decente democrático y logrado a través del juego limpio pero si nos atenemos en forma excesivamente estricta a estas pautas si las tomamos demasiado al pie de la letra seremos aplastados por aquellos de entre quienes nos rodean que son menos ingenuos que nosotros como dijo el gran diplomático y cortesano del renacimiento Nicolás maquiavelo todo hombre que intenté ser bueno todo el tiempo terminará arruinado en la gran cantidad de hombres que no lo son la corte se consideraba el pinaculo del refinamiento pero debajo de esa brillante superficie había un caldero de oscuras emociones ambición envidia deseo odio también nuestro mundo actual se considera el pináculo de la equidad y la justicia pero son las mismas obscuras emociones de siempre las que laten dentro de cada individuo el juego es el mismo por fuera hay que simular respeto y cortesía mientras que por dentro salvo que usted sea un necio deberá aprender rápidamente a ser prudente y seguir el consejo de Napoleón cubre tu mano de hierro con un guante de terciopelo si al igual que el cortesano de otros tiempos usted logra dominar el arte del juego indirecto Aprendiendo a seducir encantar engañar y maniobrar sutilmente sus adversarios accederá al pinaculo del poder lograr que la gente se doblegue a su voluntad sin darse cuenta de sus maniobras y al no darse cuenta tampoco le opondrán resistencia de alimentar al crecimiento contra usted.

Extracto tomado del libro “Las 48 leyes del poder” de Robert Greene

Facebook admitió que el uso de redes sociales debilita la democracia

Luis Enrique Sánchez investigador universitario
Redes sociales y democracia

La aplicación Facebook realizó una actualización de estatus sobre los efectos de la democracia en las redes sociales.

De hecho, la red social cuenta con más de dos mil millones de usuarios en todo el mundo, lo cual significa que puede ser una alternativaproblemática para las democracias, según los representantes de Facebook.

“Las noticias falsas son uno de los problemas que afectan a las redes sociales, junto con la interferencia extranjera, el acoso político, la participación desigual y las cámaras de eco”,indicó Samidh Chakrabarti, representante y especialista en Facebook.

Dichos mensajes dados a conocer el lunes, se producen cuando Facebook y su creador Mark Zuckerberg han modificado su tono en cuanto a redes sociales y asuntos políticos.

Según reseñó AFP, Zuckerberg manifestó que su propósito para el presente año era arreglar la serie de problemas de Facebook, y desde entonces ha cambiado tu news feed para focalizarse más en las familias que en la política.

“Ahora nos encontramos tan determinados como siempre a luchar contra las influencias negativas y para asegurarnos que sea una fuente de bien democrático”, afirmó Katie Harbath, directora global de política y extensión de la aplicación de Facebook.

En las tres publicaciones, Facebook continúa confiando en que las redes sociales aún resultan buenas para la democracia, si funcionan correctamente, tal y como lo sostuvo Mark Zuckerberg.

Contenido engañoso en Facebook

Por otro lado, Zuckerberg admitió recientemente que la red social aloja“información errónea y contenido inclusive engañoso” y se comprometió a invertir más para tratar de brindar a los usuarios información transparente, después de la polémica por el rol de Facebook en el desenlace de las elecciones de Estados Unidos de Norteamérica.

La compañía Facebook ha resultado duramente criticada por el potencial impacto que su algoritmo de información (de noticias falsas y contenidos de tipo polarizados), que han tenido resultado de la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

Así, Zuckerberg ha destacado que las noticias falsas y los filtros de información que disminuyen la diversidad de los puntos de vista a los que acceden los usuarios a través de las redes sociales fueron “los dos inconvenientes más discutidos el pasado año”.

Link original: http://segundoenfoque.com/facebook-admitio-uso-redes-sociales-debilita-la-democracia-2018-01-23

‘Millennials’ viven peor escenario laboral que hace 30 años | Expansión

Los mexicanos entre 18 y 34 años se enfrentan a un escenario más desfavorable que sus padres cuando tenían su edad, hace unos 30 años. Salarios menos competitivos y oportunidades de trabajo más reñidas caracterizan el entorno laboral que enfrentan la generación millennial, dicen especialistas en economía y recursos humanos.

Los jóvenes, a diferencia de lo que vivieron sus padres, encuentran que su empleo no es suficiente para tener un buen nivel de vida.

Nota completa:

https://expansion.mx/mi-carrera/2015/01/23/millennials-viven-peor-escenario-laboral-que-hace-30-anos

¿Son las redes sociales una amenaza para la democracia?

El problema con las redes es que se han vuelto una parte imprescindible de la cadena de valor de comunicación digital. 

Foto: Cuartoscuro

El periodista Jeff Jarvis afirma con razón que el mundo todavía no alcanza a comprender los alcances del fenómeno digitalización.

Jarvis lo compara con la invención de la imprenta de Gutenberg y nos alerta: a la economía le tomo más de cien años encontrar una manera imperfecta pero funcional de administrar la democratización de la información vía el copyright. No tenemos ni la menor idea de cuanto tomara digerir la disrupción digital actual.

Esta semana The Economist puso el dedo en la llaga al dedicarle buena parte de su edición a las redes sociales y sus afectaciones al sistema democrático mundial. La pregunta que se plantea el periódico inglés es más que pertinente: ¿son las redes sociales una amenaza para la democracia?

La respuesta es, como en todo fenómeno complejo, depende. La injerencia rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos vía la propagación de fake news en Youtube, Google y, sobre todo en Facebook, provocó que el gobierno estadunidense pusiera a los gigantes digitales en el banquillo de los acusados.

Por primera vez, las maravillosas redes sociales que sirvieron para impulsar la Primavera Árabe, mutaron en el villano de la película al permitir que contenido manipulado/manipulador se propagara influyendo en las preferencias políticas de millones de personas.

Ese intervencionismo remoto operado por hackers preocupa, y mucho, a la mayor parte de los gobiernos del mundo; pues no tienen ni la menor idea de cómo combatirlo. Otros, como el ruso, han decidido usarlo a su conveniencia.

Al respecto, una primera precisión: las redes sociales no son medios de comunicación. Son plataformas que agregan y distribuyen contenido generado por los usuarios. Usuarios que pueden ser personas, medios y, por qué no, gobiernos.

El problema con las redes es que se han vuelto una parte imprescindible de la cadena de valor de comunicación digital. No hay manera de garantizar que el contenido que alguien produce tenga el suficiente impacto y alcance de distribución si no existe en el timeline de Facebook o el buscador de Google.

¿Y cómo funcionan esas plataformas? Seguro ya ha escuchado usted del “algoritmo”. Esa entelequia matemática que decide qué contenido ofrecer a cada usuario en función de sus preferencias. Es decir, el algoritmo no tiene rigor ni ética periodística en sentido estricto, sino que persigue engagement. Pero puede tenerlas si Google o Facebook así lo deciden.

Por eso vale celebrar la discusión actual sobre la relación entre social media y democracia. La crisis y los cuestionamientos a las redes sociales deben servir para avanzar en materia de transparencia con usuarios y anunciantes. Así como sobre los mecanismos y reglas de comercialización, aceptación y jerarquización de contenido al interior de las redes.

Pero el tema fundamental es que, nos guste o no, las redes sociales llegaron para quedarse y los medios masivos tradicionales tendrán que acostumbrarse a lidiar con su poder y presencia.

Por eso soy un convencido de que el periodismo riguroso e independiente es la única alternativa de largo plazo para permanecer vivo en el ecosistema digital sin perderse entre la viralidad, el sensacionalismo y los fake news.

Por supuesto ese estándar de contenido es más caro y difícil de producir, por lo que a la larga la única manera de sostenerlo será cobrarlo a sus consumidores a través de diferentes modelos de monetización.

La creación y desarrollo exitoso de esos nuevos modelos son un asunto de innovación. Y nada empuja más la innovación que las crisis provocadas por adelantos disruptivos.

Por eso vale preguntar ¿qué están haciendo los medios en México para adaptarse y sobrevivir a la digitalización? Salvo contadas excepciones, parece que no mucho.

La razón es que no necesitan innovar. Los convenios oficiales de publicidad oficial son el cash cow de los medios mexicanos y por eso les importa muy poco generar valor para sus usuarios y anunciantes.

¿Cuál es el problema con esto? El contexto. En México tendremos las elecciones más grandes de la historia en 2018. Llegaremos a ellas con instituciones formales desmanteladas y débiles: la FEPADE, la PGR, la Fiscalía Anticorrupción. Y con medios controlados por nuestros gobernantes vía el presupuesto de comunicación social.

En ese contexto, aventuro que las redes serán la cancha perfecta de dos batallas simultáneas. La primera, las redes como un espacio para la libre expresión, el debate, la horizontalidad y la acción directa. La segunda, las redes como circo romano: el grito, el insulto, la descalificación, la manipulación y las fake news.

¿Cuál ganará?

¿Te gustó? Compártelo

http://www.sinembargo.mx/05-11-2017/3344469

La participación ciudadana en la vida pública a través de una app

Un Tinder para las ciudades, así es como se ha bautizado a CitySwipe. Una app que pretende facilitar la participación de la ciudadanía en las decisiones de los Gobiernos locales, y lo hace mediante un sistema tan sencillo y directo como el que utiliza la famosa aplicación de citas.
La demanda de más y mejores vías de participación es una constante. Participar cada vez más en la vida pública es una de las prioridades de los ciudadanos, especialmente en el ámbito urbano, aunque una de las limitaciones que destacan muchos de ellos es que no encuentran los espacios adecuados para transmitir su opinión.

Continuar leyendo “La participación ciudadana en la vida pública a través de una app”

WhatsApp dirá dónde estás en tiempo real

whatsapp-recibido

La aplicación de mensajería más utilizada a nivel mundial. En nuestro país -México – es prácticamente la única que se utiliza, ya que Telegram a pesar de ser bastante superior, no consigue alcanzar las cifras de descargas de WhatsApp. Continuar leyendo “WhatsApp dirá dónde estás en tiempo real”

El debate sobre el poder político de las redes sociales

Luego del sorpresivo resultado en las elecciones presidenciales de Estados Unidos con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, que evidenció las fallas en las encuestas y la labor periodística de grandes medios, ha surgido un intenso debate sobre la posible influencia de las redes sociales en las decisiones políticas de los votantes. Las posibles causas van desde la aparición de noticias falsas, así como el reforzamiento de ideas preconcebidas o la ausencia de nuevas ideas fuera del círculo de noticias que leemos diariamente.

Facebook ha sido señalada como una de las principales causas del resultado, al considerar que la línea de noticias de los usuarios… Continuar leyendo “El debate sobre el poder político de las redes sociales”